EL ARGENTINO ES EL BLOG PERSONAL DE JOAQUIN MUÑOZ, EN DONDE ESCRIBE SOBRE TECNOLOGIA, CIENCIAS DEL COMPORTAMIENTO Y SUPERACION PERSONAL, ADEMÁS DE SUS EXPERIMENTOS CON EL BANDONEON

Quien mucho abarca poco aprieta

Quien mucho abarca poco aprieta

En esta primera etapa se van a dar cuenta que los posts no son autocontenidos, sino que lo que comienza en uno, seguramente termine en el otro  asi sucesivamente, en contra de los principios básicos del buen diseño y la publicación en internet, pero bueno, es que hay mucho para contar y si lo hiciera todo de una, esto se convertiría rápidamente en un choclo que nadie más que yo mismo alguna vez leerá.

Entonces: si lo que escribo parece no tener sentido, por favor relean los posts anteriores y seguramente lo encontrarán, y si ven que no va a ninguna parte, esperen unos días y ya le daré cierre a las ideas en un post posterior.

Ahora a la cosa:

Terminé el post anterior diciendo que quería dedicarle 20 horas a solfear. ¿Por qué solfear? Porque es el primer paso a tocar el bandoneon.

Se las hago corta, hace 8 años me compré un bandoneon y es lo más dificil que alguna vez intenté hacer. Para darles una idea, soy un ingeniero inmigrante en un país extranjero, pero no se compara con la dificultad de aprender a tocar el bandoneon.

El segundo principio de Kaufman en su libro *en solo 20 horas* dice que:

Concentra tu energía en una sola habilidad en un momento determinado

Que nosotros conocemos más comunmente como: quien mucho abarca poco aprieta. ¿Cual es la explicación de todo esto? Viene de un poco más atras:

Las famosas 20 horas de Kaufman las explica como el mínimo para superar lo que él llama la barrera de frustración.  Esto es, el nivel de habilidad suficiente como para ser malo en algo, en contraposición con el ser pésimo en dicha cosa. Para el caso, si uno quiere jugar al tenis, sería el nivel suficiente como para poder sacar, contestar y no mucho más. La gran diferencia viene en que, siendo malo, uno por lo menos puede jugar (y se puede divertir) vs ser pésimo, que uno en realidad no estaría siquiera jugando.

En mi caso, yo quiero aprender a tocar el bandoneon, pero dicho lo dicho, no consigo hacerlo, entonces aplicando el 4to principio de Kaufman (dividir la actividad en sus partes constituyentes) encuentro que para tocar el bandoneon se necesita:

  1. saber leer partituras (cantos y bajos)
  2. saber la disposición de los teclados (manos derecha e izquierda, abriendo y cerrando)
  3. saber los acordes
  4. saber los ritmos y el manejo del fuelle
  5. saber todo eso a la vez.

Como ya intenté y falle varias veces en intentar todas a la vez, le voy a dar el beneficio de la duda a Mr Kaufman y arrancar por el principio del principio, es decir, solfear.

Mañama les cuento como.

 

Las bases del solfeo

Las bases del solfeo

Mejor ser mejor

Mejor ser mejor